¿Cómo prevenir la Leishmaniosis en perros?

leishmaniosis canina

La Leishmaniosis canina es una enfermedad parasitaria grave, que es causada por un protozoo o parásito conocido como Leishmania. Esta dolencia es más frecuente en las zonas de temperaturas calurosas y húmedas, como puede ser la costa levantina.A pesar de que existen varios tipos de este parásito, en España solo se encuentran casos provenientes de su variedad Infantum. El origen de esta afección es la picadura de un flebotomo, que porta la enfermedad y la transmite entre perros afectados y perros sanos.

Es importante destacar que, debido a las condiciones en que es transmitido, los meses de mayor riesgo en nuestro país y en especial en el litoral, son los meses de verano comprendidos entre mayo y septiembre. Esto es aún más relevante para aquellos perros que habitan en hogares rurales, con zonas de vegetación cercanas.

Leishmaniosis canina, ¿cómo detectarlo?

Tal y como ocurre con muchas afecciones, no todos los perros que hayan sido infectados tienen los mismos síntomas, ni éstos se desarrollan de la misma manera o con la misma rapidez, e incluso no en todos ellos llega a manifestarse la infección.

Sin embargo, sí que hay algunos aspectos generales que suelen ser comunes en la mayoría de los casos, como por ejemplo, las lesiones en la piel o heridas que no curan o tardan mucho tiempo en resolverse.

También es habitual que aparezcan problemas en las articulaciones, observándose cojeras, el crecimiento inusual de las uñas o la pérdida de peso incluso sin falta de apetito, además de otros problemas renales, hepáticos y oculares. Lo cierto es que cualquier órgano puede verse afectado, aunque estos son los signos más reconocidos.

En algunos casos, los canes no muestran síntomas, otros no tienen consecuencias en órganos vitales y otros pueden tener consecuencias muy graves en su salud. Además, el periodo de incubación es de alrededor de 6 meses, por lo que no veremos los signos inmediatamente.

Prevenir Leishmaniosis en perros

Dado que se trata de una enfermedad crónica, la prevención y rápida detección es esencial. Estas son algunas de las medidas preventivas que todos los dueños han de tener en cuenta para conservar la salud de sus mascotas:

● Collares repelentes, como el Seresto o el Scalibor
● Pipetas contra la Leishmaniosis
● Vacuna Letifend, con un 72% de eficacia.
● Toallitas higiénicas de Bayer, a base de citronela.
● Evitar paseos al atardecer y por zonas húmedas.
● Dormir dentro de casa y evitar las estancias nocturnas a la intemperie.

¡No lo dejes pasar!

Teniendo en cuenta la época de mayor riesgo, es importante acudir a tu clínica veterinaria entre los meses de octubre y diciembre para asegurar que tu perro no ha sido infectado.
Además, de manera complementaria, también es importante detectar la infección por Ehrlichia, Rickettsia y Dipylidium, parásitos transmitidos por garrapatas y pulgas, y con consecuencias graves como las bajas de defensas, anemias, y otros problemas intestinales.

Como tu veterinario en Massanassa, contamos con todas las medidas de prevención y detección necesarias disponibles en nuestra clínica. Si tienes alguna duda o necesitas más información, no dudes en contactar con nosotros o visitarnos ¡Estaremos encantados de atenderte!