clinica-veterinaria-vetfamily-massanassa-navidad-mascotas-gatos

Muy bonitas pero…las plantas de Navidad pueden ser perjudiciales para tu mascota

En esta época navideña es muy común ver estas plantas en nuestros hogares; pero cuidado con ellas; son tóxicas, debes tener en cuenta que si tu animal se encuentra mal y hay una planta cerca, es muy posible que se haya intoxicado, y que debas acudir a VetFamily tu clínica de confianza. Aquí enumeramos las mas comunes:

Acebo: Tanto las hojas como los frutos y semillas de acebo son venenosos. Los síntomas tras ingerir una dosis mínima de frutos, son:

– trastornos gastrointestinales con fuertes diarreas y vómitos

– dolor abdominal, somnolencia y malestar general.

Siempre dependiendo del tamaño del animal y de la cantidad ingerida, provocaría deshidratación a consecuencia de las diarreas y vómitos, shock, coma y muerte.

Flor de Pascua: Al igual que el acebo, es una planta muy típica de Navidad, especial cuidado al traer una a casa). Todas las partes de la planta son tóxicas, en especial el látex que circula por su interior. El contacto directo con el látex de la planta puede provocar:

– dermatitis con irritaciones, prurito o picor, edema e incluso aparición de vesículas o ampollas.

Los síntomas tras su ingestión son:

– trastornos gastrointestinales con vómitos, diarreas, dolor abdominal, irritación de las mucosas y salivación abundante.

– el contacto directo del látex de la planta con los ojos de nuestro compañero puede provocar trastornos oculares más o menos graves según sea la dosis.

Muérdago: También muy extendida en Navidad. Los frutos del muérdago son relativamente tóxicos, es necesario ingerir dosis muy elevadas para provocar trastornos importantes. Los síntomas tras ingestión de frutos de muérdago son:

– trastornos gastrointestinales con vómitos, diarreas, irritación y dolor abdominal

– midriasis o dilatación de las pupilas

– salivación abundante y sed excesiva.

Los síntomas más preocupantes son los cardiocirculatorios o neurológicos con:

– asfixia

– dificultad respiratoria

– taquicardia o aumento de la frecuencia cardíaca

– falta de coordinación

– convulsiones, parálisis, coma y, en casos extremos debidos a una sobredosis, muerte por parada cardíaca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *